todo sobre la tos

TOS

La tos se produce por contracción espasmódica repentina y a veces repetitiva de la cavidad torácica
que da como resultado una liberación violenta del aire de los pulmones, lo que produce un sonido característico.

Mecanismos

Etiologia

Clasificacion

Evaluacion diagnostica

Tratamiento

 

Mecanismo

La tos se puede iniciar bien de forma voluntaria o como un mecanismo reflejo. Como reflejo defensivo tiene vías tanto sintomáticas como asintomáticas. La parte sinLa tos se puede iniciar bien de forma voluntaria o como un mecanismo reflejo. Como reflejo defensivo tiene vías tanto sintomáticas como asintomáticas. La parte sintomática comprende receptores dentro de la distribución sensorial de los nervios trigémino, glosofaríngeo, laríngeo superior y vago. La parte asintomática comprende el nervio laríngeo recurrente (que produce el cierre de la glotis) y los nervios espinales (que producen contracción de la musculatura torácica y abdominal). La secuencia de la tos comprende un estímulo apropiado que inicia una inspiración profunda. Esto se sigue del cierre de la glotis, relajación diafragmática y una contracción muscular frente a la glotis cerrada de forma que se produce el máximo de presión positiva dentro del tórax y de las vías respiratorias. Estas presiones positivas intratorácicas dan lugar a un estrechamiento de la tráquea a través de un pliegue de la membrana posterior, más elástica. Una vez que se abre la glotis, la combinación de una gran diferencia de presiones entre las vías respiratorias y la atmósfera junto con este estrechamiento traqueal produce flujos a través de la tráquea cuya velocidad se aproxima a la del sonido. Las fuerzas de cizallamiento que se desarrollan cooperan en la expulsión del moco y cuerpos extraños.

Etiologia

inicio

La tos se produce por la estimulación inflamatoria, mecánica, química o térmica de los receptores de la tos. La estimulación inflamatoria se inicia por el edema y la hiperemia de las mucosas respiratorias, como ocurre en la bronquitis bacteriana o vírica, el resfriado común, y el consumo excesivo de tabaco. También puede ser causada por la irritación producida por procesos exudativos, como el goteo nasal posterior y el reflujo gastroesofágico con aspiración. Dichos estímulos pueden surgir bien en las vías respiratorias (como ocurre en la laringitis, traqueítis, bronquitis y bronquiolitis) o bien en los alveolos (como ocurre en la neumonitis y en los abscesos pulmonares). Los estímulos mecánicos se producen por la inhalación de partículas tales como las de polvo, y por la compresión de las vías respiratorias o el ejercicio o presión sobre estas estructuras. Las lesiones que se asocian con la compresión de las vías respiratorias pueden ser extra o intramurales. Entre estas últimas figuran los aneurismas de la aorta, granuloma, neoplasias pulmonares y tumores del mediastino; las lesiones intramurales comprenden los carcinomas broncógenos, adenomas bronquiales, cuerpos extraños, afectación granulomatosa del interior de los bronquios, y la contracción de los músculos lisos de las vías respiratorias (asma bronquial). La presión o tensión sobre las vías respiratorias se produce, por lo general, por lesiones que se asocian con un descenso en la eslasticidad pulmonar. Ejemplos de causas específicas son las fibrosisintersticiales agudas y crónicas, el edema pulmonar y las atelectasias. Los estímulos químicos pueden producirse a partir de la inhalación de gases irritantes, entre los que figuran el humo del tabaco y los vapores químicos. Muchos otros fármacos pueden ejercer efectos adversos sobre el aparato respiratorio y a través de ellos causar tos. sin embargo, la tos per se es el efecto secundario principal de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Por último, los estímulos térmicos pueden deberse a la inhalación de aire, muy caliente o muy frío.

Clasificacion

Existen diversos tipos de tos: 1
según los elementos que la compongan:
- seca: sólo expulsa aire - productiva: expulsa aire acompañado de esputo, es decir produce expectoración - emétizante: que produce vómitos (con alimentos, bilis, etc.) según su duración:
- aguda: menos de 3 semanas - subaguda: de 3 a 8 semanas - crónica: más de 8 semanas según su presentación:
- espasmódica: en forma de espasmos - sibilante: acompañada de ruidos respiratorios agudos - convulsiva o convulsa: accesos violentos, intermitentes y sofocantes de tos. Golpes de tos - nocturna: sólo o principalmente aparece por la noche - de esfuerzo: provocada voluntariamente, generalmente para expulsar alimentos o cuerpos extraños ingeridos según determinadas enfermedades: 2
- tosferina - tos perruna: producida por espasmos de la laringe - tos vómica: tos acompañada de vómitos purulentos.

Evaluacion diagnostica

inicio

La historia es el elemento más importante de la valoración. Debe abarcar los siguientes puntos:
1.La tos, ¿es aguda o crónica?
2.¿Se asocia con fiebre?
3.¿Se acompaña de expectoración? Si es así, ¿cuáles son sus características?
4.¿Es estacional?
5.¿Tiene el paciente factores de riesgo importantes para desarrollar alguna enfermedad? (p. ej., tabaquismo, adicción a drogas intravenosas, inmovilización, exposición ambiental a tóxicos)
6.¿Cómo es su historia médica anterior?

La exploración física, la radiografía de tórax, el análisis de esputo y las pruebas de función pulmonar (volúmenes pulmonares estáticos y estudio dinámico de flujos) pueden indicar entonces la causa específica. La historia puede orientar hacia un diagnóstico específico. Los episodios agudos de tos se pueden asociar con infecciones virales tales como la traqueítis aguda o la neumonitis, o con una bronconeumonía bacteriana. La tos asociada con un episodio febril agudo y que se acompaña de ronquera se debe, por lo general, a una laringotraqueobronquitis. El goteo nasal posterior es también una causa frecuente de tos crónica.

Tratamiento


El tratamiento definitivo de la tos se basa en determinar su causa exacta e iniciar entonces un tratamiento específico de la causa subyacente. Cuando se hace esto, el tratamiento específico es habitualmente eficaz, como cuando se abandona el tabaco, se trata con antibiótico una infección bacteriana específica, o se suprime el reflujo gastroesofágico.

Se debe valorar el tratamiento sintomático o no específico de la tos cuando: 1) la causa de la tos se desconoce o no es posible un tratamiento específico, y 2) cuando la tos no tiene utilidad o supone un riesgo potencial, o si causa incomodidad sustancial. La tos irritativa no productiva puede suprimirse con un fármaco antitusígeno, que aumenta la latencia o umbral del centro tusígeno. Entre estos fármacos figuran la codeína (15 mg cuatro veces al día), medicamentos no narcóticos como el dextrometorfano (15 mg cuatro veces al día). Estos medicamentos son un tratamiento sintomático útil interrumpiendo paroxismos prolongados que se autoperpetúan. Sin embargo, habitualmente no debe suprimirse una tos productora de cantidades significativas de esputo, debido a que la retención de esputo en el árbol traqueobronquial puede interferir con la distribución de la ventilación, la aireación alveolar, y la resistencia pulmonar a la infección.


Cuando las secreciones son espesas, fuertes y/o adherentes pueden ser útiles una hidratación adecuada, los expectorantes, y la humidificación del aire con un nebulizador ultrasónico con bromuro de ipratropio, un tipo de broncodilatador de acción antimuscarínica que se administra en 2 inhalaciones (36 μg cuatro veces al día). El glicerol yodado (30 mg cuatro veces al día) puede ser especialmente útil en la tos del asma o en la bronquitis crónica, y la guaifenesina (100 mg tres veces al día), en la bronquitis aguda o crónica. El aclaramiento mucociliar puede aumentar con agonistas beta-adrenérgicos como la efedrina (12.5 mg cuatro veces al día), especialmente en pacientes con fibrosis quística, y la teofilina (100 mg tres veces al día), en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

El tratamiento protusígeno (favorecedor de la tos), está diseñado para aumentar la efectividad de una tos útil pero inadecuada. Los aerosoles con suero salino hipertónico pueden aumentar el aclaramiento de partículas de las vías aéreas inferiores durante la tos en pacientes con bronquitis, y se ha demostrado un efecto similar de los aerosoles de amilorida en pacientes con fibrosis quística.

 

 

 

 

 

inicio